Come y calla

Corta picos y callares, dice la la RAE en su definición: Loc. Fam. de que se usa para avisar a los niños que no sean parleros ni pregunten lo que no les conviene saber.

Pues mi madre decía: corta picos y callar y esa era la comida más temida en mi casa. Cuando mi hermana o yo preguntábamos a mi madre sobre lo que íbamos a comer ese dia había dos opciones que mi madre nos diese una respuesta concisa como podía ser macarrones, croquetas, arroz blanco, tortilla… coincidente con platos que tanto a  mi hermana como a mi, nos encantaban, y la segunda opción era que mi madre nos respondiese ” Cortapicos y callar” a ciencia cierta nunca sabíamos en que consistiría el menú pero estaba claro que llevaba algún “aaaggh” incluido, es decir eran días de lentejas, repollo, menestra, puré de verduras… Días en los que a mi hermana y a mi se nos quitaba el hambre de manera repentina al escuchar la frasecita.

Con los años he de decir que me gustan esos platos concisos pero que también me gustan los “Cortapicos y callar” y he decidido iros contando como los cocino cada día, mis ingredientes, mis compras, mis truquillos… He de decir que no soy profesional en este tema que soy simplemente una aficionada, intentaré explicar del mejor modo posible cada receta y sus ingredientes y si algo no queda del todo claro estaré encantada de responder vuestras dudas. También os digo que no soy una gran fotógrafa así que es muy posible que los platos resulten mucho más apetecibles si los cocinais que mirando mis fotografías, además así podréis también disfrutar con el tacto y el olfato.

Bueno pues manos a la obra y a cocinar “Cortapicos y callar”